Copyright 2018 - Custom text here

 

Ahorrar es fácil..

si sabe como

 

El Hombre millonario de Babilonia es un libro de gran difusión, en el cual se relata que una persona amasó una fortuna con tan solo apartar de sus ingresos mensuales el 10%, con disciplina y veracidad. Esto nos enseña que se puede crear una cultura de ahorro en el hogar , la cual es indistinta de los ingresos cortos o elevados que cada familia disponga.

Recuerdo a un amigo que conocí hace algunos años , quien de un momento a otro recibió un golpe de suerte en su vida que le permitió elevar sus ingresos como comerciante. Debo indicar que su vida dio un giro de 360 grados, al ver rentabilizarse su negocio a niveles no antes esperados. A diferencia de lo que muchas personas se imaginen, esta persona al final de su bonanza económica no tenía ahorros ya que no disponía de una cultura de ahorro. Como es posible que suceda esto? Es sencillo explicar: mientras más se gana, más está la tentación del gasto allí. Alguien con un nivel de clase alta ya no paga por un almuerzo 2.5 dólares, sino 7 al día. Tampoco tiene las limitaciones de un plan de 4 mega bytes por segundo en su plan de internet, sino uno de 30 mega bytes, que le permitirá jugar en línea(cool). O simplemente ya no se adquiere una camiseta de paño en 20 dólares, en cambio una de marca Lacoste, por sus colores de la última moda… y así podría citar cientos de ejemplos más, pero lo que importa es abordar la temática con la luz adecuada… no importa cuales sean tus ingresos, sino la disciplina que adoptes mes a mes para el ahorro.

 

 En uno de mis podcast favoritos, se trataba sobre la obsolescencia de la tecnología: un celular inicia su curva de obsolescencia pasados los 18 meses de vida, ya que la tendencia de las fábricas es liberar cada año un modelo nuevo de su último terminal, con nuevas prestaciones(cámara más definida, pantalla con mayor pixelaje, procesador con mayor potencia, etc., etc…) pero lo concentrado de todo es que cada casa podría retardar esta curva liberando modelos de celulares más duraderos, y haciéndolo sin que sea esto una carrera de locos. Sumado a este hecho, existe una campaña de mercadeo agresiva, que cola en las entrañas de la gente la idea que tener el dispositivo X no es una decisión que debe retrasarse.

 

Abordar el tema de la ropa, o vehículos, es situación similar, siempre existirá un nuevo producto en el mercado que nos tentará romper de su solo hachazo nuestro chanchito de ahorros. Recapitalizando, el ahorro no depende del ingreso, sino de la cultura en relación con el gasto. Si existe un compromiso de ahorrar, así sea el caso de un 10% de cada sueldo mensual –como el caso del millonario de babilonia- se podrá a través de los meses reunir un patrimonio que permitirá generar incluso inversiones, si eso se lo requiere. Invito a continuación a tener en cuenta el siguiente ejemplo: un Hogar ahorra cada mes un monto de 100 dólares. Al terminar el año se contará con 1200 dólares, pasados 4 años se contará con un capital nada despreciable de 4800 dólares. Sea que decida utilizarlo en el pago del bautizo de su hijo o en la letra para adquirir un nuevo vehículo, su ahorro mensual le ha permitido un apoyo adicional para este gasto programado. Pero atención, en este punto no olvide las enseñanzas del afamado libro Padre Rico Padre Pobre, en la cual Robert Kiyosaki: “El dinero sin inteligencia financiera se pierde rápidamente”, este autor invita a invertir lo ganado. Dando una idea sencilla, si estos 4800 se invierten en acciones en el mercado de bolsa de valores, podrán retornar un porcentaje anual nada malo de 10%. Esto se traduce a(sin incluir otros réditos que pueda repartir la empresa a sus accionistas) 480 dólares.

 

Listo amig@s, les he dejado unas pautas sencillas sobre el ahorro, que espero las tengan en cuenta en sus finanzas familiares, recordándoles que, ventajosamente, cada mes se puede empezar de nuevo si hasta el momento no han adoptado esta saludable costumbre. Una buena semana para todos.                                                               

-Thunder. 

f t g m